jueves, 4 de agosto de 2011

HIPERTIROIDISMO Y EMBARAZO

HIPERTIROIDISMO Y EMBARAZO


El hipertiroidismo es la hiperactividad de la glándula tiroides que hace que aumente la secreción de hormona tiroide que, a su vez, incrementa el metabolismo del cuerpo .

Existen diversas formas de hipertiroidismo, la más frecuente es la enfermedad de Graves.

Se calcula que la enfemermedad de Graves afecta al 1.9 %  de la población femenina; su frecuencia máxima se observa entre la tercera  y la cuarta décadas de la vida, tiempo en que muchas mujeres cumplieron ya su periodo reproductivo.

El hipertiroidismo afecta a dos de cada 1000 embarazadas. 

La enfermedad de Graves causa 85%  de los casos de hipertiroidismo; el resto es producido por bocios nodulares tóxicos, tanto múltiples como únicos, y por tiroiditis subaguda; incluso puede darse después del parto. 

La enfermedad de Graves, es un padecimiento autoinmunitario en el cual se producen anticuerpos IgG contra el receptor de la TSH (hormona estimulante de la tiroides).

Éstos receptores de  TSH estimulan la síntesis y la secreción de hormona tiroidea. 

Entre los signos y síntomas del hipertiroidismo se encuentran; nerviosismo, temblor fino, pérdida de peso, palpitaciones, intolerancia al calor, debilidad muscular, taquicardia, piel suave  y húmeda y crecimiento de la tiroides. 

Las mujeres con este padecimiento pueden tener oligomenorrea o amenorrea (retrasos en la menstruación o falta de menstruación por más de tres meses), por lo que es dificil que se embaracen. 

En la enfermedad de Graves, 30 a 50 % de las pacientes sufren oftalmopatia con retracción del párpado superior  (exoftalmos) , que provoca irritación ocular, fotofobia y lagrimeo excesivo. 

El cuadro clinico debe orientar hacia el diagnóstico, el cual  puede corroborarse con la medición de TSH , T3  y T4 libres (hormonas tiroideas todas).

En este padecimiento las concentraciones de  TSH están disminuidas, mientras que las de T3  y T4 están elevadas . 

El hipertiroidismo subclínico no provoca síntomas , la  TSH se halla disminuida y las concentraciones de T3  y T4 pueden ser normales. 

Otro examen útil es la determinación de anticuerpos antitiroideos, que se encuentran en 70 al 100%  de las pacientes con enfermedad de Graves. 

En las pacientes embarazadas se prefiere el tratamiento médico con tionamidas. 

Los medicamentos más utilizados son el propiltiuracilo y el metimazol.

El tratamiento quirúrgico se reserva cuando el manejo médico no logra mantener eleutiroidismo o bien, para los casos de bocio grande.

La operación se deberá realizar de preferencia en el segundo trimestre del embarazo. 

Los yoduros y el yodo 131 están contraindicados por los efectos que ejercen sobre el feto (anormalidades congénitas, hipotiroidismo congénito). 

Las complicaciones ocurren , generalmente, en pacientes no controladas, y son: hipertensión asociada al embarazo, parto prematuro, infección del aparato genitourinario, anemia, aborto y desprendimiento prematuro de placenta. 

El bebé puede sufrir hipertiroidismo fetal o neonatal, restricción del crecimiento intrauterino, prematurez y muerte. 

El pronóstico es favorable si la paciente se mantiene eutiroidea durante todo el embarazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada